Publicidad

Comer desde la conciencia, una mente sana genera un cuerpo sano

Publicidad

Publicidad

Por: Brenda Garcia y Chef Yogui

Una dieta no tiene nada que ver con un estilo de vida saludable, ya que lo mejor para adoptar un estilo de vida saludable es tener balance. No tienes que ser vegano, vegetariano, keto o palio. Puedes tomar lo mejor de cada sistema hasta que encuentres tu propio camino.

Lo que queremos compartir hoy contigo se trata de entender cuáles son las mejores decisiones que puedes tomar. Realmente todos sabemos cuáles son los alimentos que nos hacen daño y los que no nos van a nutrir. Sabemos que es mejor una manzana que unas papas fritas. De alguna manera se trata de comer de acuerdo con tu intuición, pues muchas veces comemos por ansiedad, por estrés o incluso dejamos de comer por emociones, de ahí la importancia de tener en balance nuestras emociones y nuestro espíritu. 

La sociedad en la que vivimos actualmente, con tanto estrés, ansiedad, pensamientos que revolotean por nuestra mente, hacen que estar mal se vuelva una costumbre. Una buena alimentación es la herramienta principal para sentirte bien, porque nutre tus huesos y tus músculos. Tenemos que aprender a estar bien,

Cuando consumes alimentos procesados sientes un subidón y luego caes a la oscuridad, está comida no tiene luz, no tiene nutrientes. Es por esto que diferenciamos comida de alimento. El alimento es aquel que te nutre porque proviene de la luz, la tierra, ha recibido sol, te hacen sentir ligero o elevado.

¿Comes de forma saludable pero tienes una mala digestión?

Si a pesar de tus esfuerzos te sigues sintiendo con inflamación, puedes utilizar probióticos. Bacterias que habitan en tu intestino y que se encargan de absorber los nutrientes de los alimentos que estás comiendo y fortalecen tu sistema inmunológico.

Si toda tu vida has consumido alimentos procesados, es muy probable que tus intestinos estén como a cañería de una cocina, llena de cochambre. Puedes hacer un lavado intestinal por tres días y retirar así ese cochambre.

Si no quieres someterte a este procedimiento tan radical, consume fibra, probióticos, prebióticos. El cambio será paulatino y te irás sintiendo mejor y mejor.

Formas de comer para vibrar más alto.

Lo que comes desata reacciones químicas en tu cuerpo que están vinculadas a los neurotransmisores oxitocina, dopamina y serotonina, que generan bienestar. También es importante hacer actividad física, pero centrate en hacer que te guste, si haces algo que te motiva no lo vas a soltar y se va a mantener en el tiempo.

Come y desconecta del pasado y el futuro. Cierra los ojos para sentir al máximo los distintos sabores y texturas.

No es necesario satanizar ningún alimento, cuidate desde el amor, cuando las cosas se hacen con amor florecen. Haz las cosas porque te amas, no porque te odias. Esto permite que surja el bienestar espiritual, que es el lugar correcto para cambiar de manera exitosa tus hábitos.

No comamos por ego, comamos con conciencia. Los extremos no son buenos. Busca comer para estar en conexión contigo y los otros seres vivos. Agradece a lo que estás comiendo. El amor te permite tomar conciencia de la unidad.

La mente sana genera un cuerpo sano. Lo más importante es que lo creas, que recurras a las personas adecuadas y dejes atrás las dietas restrictivas que no te llevan a ningún lado y te hacer recaer, ¿por qué recaes?, porque no lo disfrutas.

Conoce más de Brenda Garcia y Chef Yogui

Síguelos en Instagram:

https://instagram.com/chefyogui
https://instagram.com/brengarciamx

Comparte:

Populares

Recibe toda la información de nuestro boletín

Suscríbete Hoy

Más...

Artículos Anteriores

Escribe la historia de tu maternidad desde la autosuficiencia

La maternidad consciente es revisar, resumir, asumir y crear nuestra propia historia para no repetir, no dañar, no sufrir y ser así más felices.

La maternidad comienza desde las ideas que gestamos cuando pensamos por primera vez en ser padres. Y muchas veces pensamos desde el egoísmo, “queremos”, “necesitamos”, “venimos a”.