Publicidad

Coevolucionar es ver al planeta como un sistema vivo

Publicidad

Publicidad

Por: Lenika Duarte

¿Sabés la importancia que tiene un área verde para tu bienestar?

En la actualidad es más importante que nunca buscar una manera de vincularnos con nuestras áreas verdes y la naturaleza que nos rodea. Debemos generar un cambio que nos permita recuperar zonas naturales.

El caso de la Ciudad de México.

El histórico Valle de México solía ser una cuenca pluvial, es decir, su función era captar el agua de la lluvia y formar un sistema de drenaje natural. Allí había humedales, laguneros y pantanos con una increíble flora y fauna, así como ajolotes, anfibios, aves migratorias, ahuejotes, tules y sauces, entre muchas especias que vivían en armonía con el ecosistema.

Los primeros pobladores se establecieron alrededor del lago, ellos tenían un conocimiento muy importante del lago y de la naturaleza que los rodeaba para convivir con ella. Los Aztecas tenían una cosmovisión la cuál regía en su manera de comportarse con la naturaleza. Ellos creían que era importante adorar, convivir y relacionarse adecuadamente con estos elementos.

Cada territorio y cada cultura son distintos, por lo que va creando la hermosa diversidad que tenemos en el planeta, con variados modelos de pensamiento, comida, tradiciones y costumbres.

De esta manera podemos entender que durante la época colonial, los españoles trajeron una visión distinta del territorio. Ellos impusieron su visión del mundo en este territorio, pero al hacerlo se encontraron con adversidades. Esta era una cuenca fluvial y se generaron inundaciones.

¿Cuál fue la solución que encontraron? Drenaron los lagos y entubaron los ríos.

La transformación territorial más drástica en todo el mundo. 

En la época moderna, para ser más precisos en el año 1975, se inició oficialmente la ingeniería de drenaje profundo. El resultado es que en la actualidad solamente quedan cinco ríos en la Ciudad de México.

Estos cambios, dieron inicio a gran parte de los problemas que tenemos hoy en día, incremento en la demografía, cambio de uso de suelo, deforestación, disminución de áereas verdes, lluvias que no logran infiltrarse en el subsuelo. Y este último punto es de fran importancia ya que el 60% del agua que consumimos proviene de los mantos freáticos que necesitan áreas verdes en las que se infiltre esta agua.

Es fundamental dejar atrás la visión que nos coloca por encima de todo el planeta, no podemos simplemente verlo como recursos en términos de administración y mantenimiento. El planeta es un sistema vivo con unidades interdependientes que intercambian energía para coevolucionar.

Si logramos cambiar nuestra visión, podemos cambiar la manera en la diseñamos nuestra vivienda, nuestro sistema alimenticio y el sistema educativo también.

Como todo está conectado y cada una de nuestras acciones impacta, significa que tú puedes hacer un cambio en tus hábitos para hacer un cambio a nivel global.

Puedes involucrarte en tu territorio, conocerlo, ser un miembro que contribuye activamente en el bienestar colectivo. Dentro de una sociedad centrada en el consumo llevar adelante un consumo responsable tiene un gran impacto.

Antes de comprar piensa:

¿De dónde viene?

¿Qué materiales utiliza?

¿Genera residuos?

¿Cuánto tiempo prevalece este residuo?

¿Es tóxico?

¿Quién lo fabricó?

¿Es algo que de verdad necesito?

Hay algunos datos que son fundamentales:

La industria de la moda es la segunda que más contamina en el mundo. Revisa de dónde proviene y qué procesos tuvo lo que compraste.

El transporte es una de las principales fuentes de contaminación en el aire. Busca medios alternativos de transporte como bicicleta o transporte público.

En la producción de comida, el uso masivo de insecticidas y plaguicidas ocasiona la muerte por intoxicación de 200 mil personas al año y son la principal causa de pérdida de polinización.

La principal causa de deforestación es la expansión de la industria agrícola y ganadera. Así que hay que tratar de reducir nuestro consumo de carne.

Se envían 200 millones de correos electrónicos por minuto que producen 48 mil toneladas de CO2 por hora. Mejor evita spams y envío de cosas innecesarias.

La mala gestión de residuos orgánicos contamina la atmósfera, la tierra y el agua. Comienza a separar tus residuos.

La Barranca de Tarango.

Una de las últimas barrancas sin urbanizar en la Ciudad de México. Desde el 2009 fue reconocida como área de valor por la Secretaría de Medio Ambiente.

Dentro de la barraca Ectágono realiza un trabajo que busca concientizar sobre la existencia y el cuidado de las áreas naturales. Busca adaptar las necesidades medioambientales para desarrollar oportunidades económicas.

Pueden involucrarse, sumarse y contribuir a estas actividades, tanto contribuyendo con fondos coo realizando voluntariado y colaborar para fomentar un bienestar integral que nos permita entender como administrar la naturaleza desde el respeto y la salud.

Comparte:

Más...

Artículos Anteriores

Escribe la historia de tu maternidad desde la autosuficiencia

La maternidad consciente es revisar, resumir, asumir y crear nuestra propia historia para no repetir, no dañar, no sufrir y ser así más felices.

La maternidad comienza desde las ideas que gestamos cuando pensamos por primera vez en ser padres. Y muchas veces pensamos desde el egoísmo, “queremos”, “necesitamos”, “venimos a”.